93 322 30 30 info@investa.es

En temas fiscales es muy importante tener claro, en términos económicos y financieros, cuales son las diferencias entre inversión y gasto.

Si vas a montar un negocio debes tener un plan de viabilidad mediante el cual se describe y analiza la oportunidad del negocio y se examina su viabilidad técnica, económica y financiera.

La parte más difícil del plan de empresa suele ser la parte financiera, ya que al empezar no sabes que has de tener en cuenta, dónde reflejar los diferentes conceptos contables y financieros, cuanto vas a necesitar para arrancar con el negocio.

Un aspecto a tener muy en cuenta es no confundir gasto con inversión, son conceptos distintos que dentro del plan de viabilidad aparecen en lugares diferentes.

Diferencia entre inversión y gasto

Podemos encontrar hasta 4 conceptos que nos harán ver la diferencia entre inversión y gasto.

Utilidad

Una inversión supone la adquisición de un bien duradero para la empresa. Es un activo que contribuye a la generación de ingresos durante más de un ejercicio económico. A lo largo de su vida útil sirve para desarrollar la actividad de la empresa, por lo que produce utilidad por un plazo superior al año.

El gasto sólo contribuye a la generación de ingresos en el ejercicio en el que se produce. Es decir, lo adquiero para consumirlo o integrarlo en el proceso productivo de forma que la utilidad que me aporta es inferior al año.

Por ejemplo, si adquieres una oficina para desarrollar tu negocio, es una inversión porque permanece en la empresa más de un año, pero si la alquilas, cada recibo mensual de alquiler será un gasto que te produce utilidad durante ese mes.

Balance o cuenta de resultados

El patrimonio de una empresa es lo que tiene menos lo que debe. Lo que tiene (bienes y derechos) es el activo y lo que debe (obligaciones) es el pasivo.

Como la inversión permanece en la entidad más de un año, forma parte del activo. Por lo tanto, figura en el Balance de Situación que es el documento que refleja la composición del patrimonio de la empresa.

El gasto no forma parte del activo del negocio sino de la Cuenta de resultados. Se restará de los ingresos para determinar el beneficio o la pérdida de la actividad.

 

Disminución patrimonial

El gasto conlleva siempre una disminución del patrimonio. Cuando se realiza un gasto se hace con cargo a bienes o derechos en poder de la empresa o adquiriendo nuevas obligaciones, lo que se traduce en un menor valor del activo o un aumento del pasivo.

La inversión no implica una disminución patrimonial, sino una variación de la composición del activo o un aumento del pasivo. Así, si adquieres una máquina al contado estás realizando una inversión. Pero el patrimonio no habrá disminuido, sólo variará la composición del activo: menos efectivo y más maquinaria.

Si la adquieres a plazos o con un préstamo, tampoco se producirá una disminución de patrimonio ya que aumentarán los bienes que forman parte del activo y también las obligaciones del pasivo.

Inversión o gasto dependiendo del caso

La actividad a la que se dedique la empresa determina la calificación del elemento, si es una inversión o un gasto.

Por ejemplo, la compra de un ordenador será una inversión si lo vas a utilizar para trabajar en la oficina. Pero si te dedicas a la venta de ordenadores, no se tratará de una inversión sino de un gasto (en concepto de compra de mercaderías) porque lo vas a destinar a la venta.

 

diferencia inversión y gasto

Foto de Burak Kebapci en Pexels

La inversión en la cuenta de resultados

Ya hemos visto las diferencias entre inversión y gasto, una de ellas es que la inversión figura en el balance de la empresa como un activo y el gasto se resta de los ingresos para determinar el resultado de la actividad.

Pero cierta clase de inversiones va perdiendo valor con el paso del tiempo. Si hace tres años que tienes un ordenador, su valor será muy inferior al que tenía en el momento en que lo compraste. Lo mismo sucede con los coches o la maquinaria.

Esta pérdida de valor que se produce de forma sistemática y que responde al uso, al paso del tiempo o a la obsolescencia se refleja como un gasto en la cuenta de resultados en concepto de “amortización del inmovilizado“.

Amortizar es estimar el número de años en que el bien va a producir ingresos (vida útil) y repartir el valor de adquisición de esta inversión entre los años de vida útil. Así, cada año se imputará como gasto la parte correspondiente de amortización.

El plan de amortización se calcula al comienzo de la vida útil del bien y en él se establece la parte del valor de adquisición que vas a considerar como gasto cada año. Una vez realizado, sólo lo podrás modificar bajo circunstancias excepcionales.

Y recuerda conservar la factura del bien amortizado hasta cuatro años después de la declaración donde incluiste la última amortización.

Recuerda que puedes contratar el Plan para Empresas que mejor se adapte a tus necesidades. Incluyen servicios de gestión fiscal y contable y el mejor asesoramiento para que optimices beneficios y reduzcas la carga fiscal.

¿Qué es el gasto?

El gasto o pago es una salida de dinero. Su  finalidad es pagar un gasto, una inversión, una deuda con Hacienda, un préstamo…

Tanto si realizas un gasto o una inversión puedes:

  • Pagar al contado, con lo que la fecha de la operación y la del pago coinciden, o
  • Dejarlo pendiente de pago, con lo que tendrás una deuda que cancelarás en la fecha que corresponda.

En cualquier caso, no afecta ni a la cuenta de resultados ni al valor de la empresa.

 

Si tienes cualquier duda o necesitas un gestor para temas laborales, mercantiles, fiscales o legales puedes contactar con Asesoría Investa, más de 20 años de experiencia asesorando y gestionando empresas y patrimonios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies